Mitos sobre las cerraduras invisibles – Joven emprende

Mitos sobre las cerraduras invisibles

Van apareciendo nuevas opciones de cerrajería y en ese mismo sentido se generan métodos para vulnerar los mecanismos de cierre, parece que estuviese muy lejos la idea de que tengamos una cerradura infalible. Pero con la llegada de las cerraduras invisibles se mantienen en estado de confusión a los intrusos que deben analizar la forma de vulnerarlas.

La promoción de este nuevo tipo de cerrajería, se basa en que no hay cilindros que se puedan vulnerar, teniendo mucha razón en eso. El uso de las ganzúas queda sin efecto ante una puerta que no posee sistemas visibles de cierre. Por lo que los intrusos deben estimar otra forma de poder entrar que no sea atacar la cerradura como se acostumbra.

No hay que caer en el error de pensar que una cerradura es infalible y aunque aún no se hayan divulgado los métodos para debilitarla no tarda en que suceda. No es cuestión de ser pájaro de mal agüero pero una cerradura representa un reto para los intrusos ya alguna forma de entrar hallaran.

Su fortaleza es la puerta

La vulnerabilidad de una cerradura invisible es la puerta. Los delincuentes siempre buscaran la forma de entrar. Si su objetivo ya no es la cerradura, intentaran atacar la puerta, por lo que lógicamente debe tener una estructura resistente para que la cerradura no quede sin uso.

Los cerrajeros siempre tienen buenas sugerencias sobre las mejores del mercado. Pero si deseas conservar la que tienen se debe realizar trabajos de mantenimiento y de reparación de ser necesario, para eliminar alguna debilidad que presente.

Aunque la debilidad se presenta ante ciberdelincuentes se estima que se mantengan estables durante un tiempo, por lo que la recomendación es a confiar en el dispositivo y usar las propuestas más tecnológicas del mercado.

Ganzúas de brazos caídos

Aquellos ladrones que se arman de ganzúas para perpetrar un robo, se quedan en estado de desventaja cuando no puedan usarlas, pero podrían usar método más agresivos en contra de la puerta que representarían muchos más gastos de realizarse el robo.

Con suerte si se vulnera una cerrajería convencional de cilindro, bastara con cambiar la cerradura o solo el bombín, pero el daño que se genere a el cuerpo de la puerta hace que aumenten los gastos de reposición.

Esto también hace suponer que el oficio de los cerrajeros se verá afectado y cambiado si se adoptara en un futuro tales sistemas de seguridad. Los servicios de aperturas, de duplicado, amaestramientos o servicios básicos desaparezcan ante la cerradura electrónica.

Apalancamiento

Ahora que la puerta será la protagonista de una escena de seguridad, les llegaran muchos enemigos entre los cuales aparecerá el método del apalancamiento con frecuencia sus ataques irán directo a los pestillos y las bisagras para hacerlas ceder como primera instancia.

Ahora todo el que instale una puerta deberá hacerlo con mucho amas responsabilidad ya que recaerá sobre ella el que resista o no a un ataque. Para ello cuentan con cerrajeros profesionales de la localidad.